Los enchufes son aparatos compuestos por dos elementos, hecho por la clavija (enchufe macho) y la toma de corriente (enchufe hembra) que se ajustan uno al otro para formar un vínculo eléctrico que permita el paso de la corriente.

Sabemos que el uso del término enchufe puede resultar algunas veces confuso, ya que puede referirse tanto a la clavija (pieza de la que predominan varillas metálicas hechas para introducirse en la parte hembra y de esa manera establecer la conexión eléctrica) como al mecanismo que se encarga de acoger a la clavija (tomacorriente). Inclusive a la unión de ambas partes se le conoce como enchufe.

Los enchufes, habitualmente se encuentran situados en las paredes de las casas tiendas de manicure o salones de bellaza, domicilios, etc., pero también los podemos hallar instalados en el piso y  a veces en el techo para brindar energía a dispositivos como letreros de neón en las tiendas, abridores de puertas, entre otros aparatos.

Dependiendo del país cada enchufe tendrá un tipo de salida y voltaje diferente, no existe un voltaje  patrón alrededor del mundo ni la misma frecuencia.  El número de tiempos que la corriente cambia la dirección por segundo no es en todos lados igual.

De la misma forma, ningún enchufe, ni los tamaños de las clavijas, ni  los agujeros de los tomacorrientes, ni los enchufes de pared son semejantes en todos los países.

Explicando a fondo las partes de un enchufe, la clavija es una pieza hecha de material aislante de donde preponderan espigas metálicas  que se enlazan en el enchufe hembra para formar la conexión eléctrica. Frecuentemente, la clavija la encontramos al final del cable, existen muchos tipos de clavijas y son usadas de acuerdo a las pedidos de su fin y las criterios de cada región.

Con respecto al enchufe hembra o tomacorriente, ordinariamente, este se ubica en la pared de forma superficial o empotrada, siendo la última forma la más común. Este tiene, por lo mínimo, dos piezas de metal que complementan el proceso al acoger a sus semejantes.

Los enchufes básicos o comunes fueron ideados para operar en ambientes con condiciones normales que no requieran un exceso de seguridad para su propia protección.

Por eso es que no son usados en la intemperie o en el exterior. Los enchufes intemperie son aquellos que nos sirven para colocarlos en zonas al aire libre de nuestros hogares. Una pregunta que los usuarios se hacen frecuentemente es la de ¿porque no se pueden colocar enchufes tradicionales afuera?, la respuesta a esta gran pregunta es porque estos no fueron diseñados para dar el pecho frente a las condiciones de la intemperie, ya que no cumplen con los requisitos de seguridad exigidos.

Los tradicionales son los más ideales para el interior del hogar, pero si estamos hablando de lugares con un ambiente diferente como, jardines, patios, terrazas, lo más conveniente es inclinarse por un enchufe con una buena protección que no permita la entrada de insectos, humedad, agua o polvo.

Mundialmente, un mecanismo afín con las de un enchufe que muchas veces lo pasamos por alto es la tapa, este es un gran componente con bastante sencillez, pero eso no significa que no provee una enorme seguridad, sobre todo al no dejar que accidental o voluntariamente se haga contacto directo con el vaso del enchufe.

Los enchufes para la intemperie generalmente vienen con tapas de protección integradas para resguardarlos de accidentes eléctricos y del deterioro. Cuando hablamos de electricidad se nos vienen a la cabeza cientos de peligros relacionados con ella, los caseros suelen pasar frecuentemente, y el más común es la probabilidad de recibir una descarga eléctrica que, por lo general, sucede cuando meten los dedos u otro objeto en un enchufe.

Enchufe Intemperie

Aunque la tapa no garantiza el hermetismo, si previene cualquier contacto inconsciente. Esto  es muy productivo en caso de tener pequeños traviesos o fisgones en casa, puesto que la zona de “riesgo” la cual es los orificios del enchufe en la que pueden meter sus deditos está asegurada concretamente y no es visible para ellos. Además interviene como una capa protectora para evitar que cualquier tipo de salpicadura de líquidos y a su vez cualquier entrada de polvo.

Sugerencias

Al momento que se decide instalar un enchufe para intemperie en nuestro hogar, ya sea en la terraza, jardín, patio, etc. Se debe tener presente que en cualquier instalación eléctrica exige atención y precaución para su adecuada colocación, para evitar todo tipo de accidentes de mal gusto que puede provocar la electricidad. Y claro está que si no estamos seguros de cómo se debe hacer sin dudar debemos buscar un personal especialista en el tema. Si se siente seguro y desea continuar con la instalación, estos tips que te impartiremos podrán serte de gran ayuda:

  1. Siempre tenemos que recordar que los enchufes para el interior no son los mismos para el exterior, ya que los últimos deben ser por mucho, más resistentes. Por ello a la hora de comprarlos debemos asegurarnos que sean enchufe específicamente para exteriores. En el mercado existe una gran variedad, para que cada usuario busque el que más se adapte a su estilo y comodidad.
  2. Aunque a veces es difícil poder adquirir un enchufe de gran calidad por su precio, debemos tratar de que los que obtengamos sean de buena calidad y que nos garantice su durabilidad, y también que cumplan con sus especificaciones de protección (contra líquidos y sólidos).
  3. A pesar de que estemos seguros de que son enchufes para exteriores, es conveniente mantener siempre los pisos y zonas alrededor de ellos secos. De la misma manera, la instalación eléctrica debe estar en un lugar donde sepamos que el agua no llegara tan fácilmente y se empozará
  4. Aunque sea algo que ya todos sepamos, no debemos olvidar que los enchufes no deben ser manipulados descalzos o con las manos húmedas.
  5. Es muy importante siempre estar pendiente de los niños de la casa y mantener los cables fuera de su alcance.
  6. Si no vamos a estar en casa por cualquier motivo o simplemente no vamos a usar algún artefacto eléctrico, lo más conveniente es desconectarlo. Esto ayuda a que la factura eléctrica no sea tan alta y evitamos algún accidente por un cortocircuito, etc.

Protección de los enchufes para la intemperie

La clasificación IP es un régimen que nos permite catalogar al enchufe según diferentes grados de protección contra la humedad o el polvo, lo que en la práctica nos permite precisar donde se pueden colocar sin ningún riesgo para la seguridad.

Un código IP está combinado por las letras «IP» y 2 cifras. El primero va del 0-6 y el segundo del 0-9. Para instalaciones en interior y exterior los más conocidos son las protecciones IP20, IP44, IP54, IP65, e IP67. La primera cifra pertenece al nivel de resguardo contra el paso de cuerpos sólidos a partes o elementos peligrosos del aparato, por otro lado, el segundo número indica la protección del equipo contra los efectos nocivos debido a la entrada de líquidos, el cual regularmente es el agua.