Ahora que comienzan a subir un poco las temperaturas es el momento ideal para renovar la vivienda. La decoración hygge está originada en la búsqueda de la comodidad y de la satisfacción en la casa. A continuación te revelamos los principios que no pueden faltar para lograr un ambiente tranquilo, de confort y donde dejar de lado todas las inquietudes.

Iluminación Hygge

 Un entorno bien iluminado es una de los secretos básicos para que tu vivienda muestre lo agradable que es vivir bajo el pensamiento hygge. Es lo que hace específico a cada sector de tu casa. De igual forma si buscas resaltar tus muebles, tu habitación o ese refugio propio que tienes en tu vivienda, una buena iluminación le otorga ese propósito receptivo tan deseado.

Por lo general cuando ideamos la decoración de la vivienda, el núcleo está enfocado en los muebles y otros complementos. Así, en ocasiones pasamos por alto uno de los factores fundamentales: la iluminación. Por consiguiente, si quieres conseguir una casa hygge es preciso que le tomes mucha atención. Porque tener la luz idónea para cada experiencia que aclamas en tu vivienda te puede beneficiar a estar más responsable de la satisfacción que estás experimentando.

Iluminación Hygge

La sencillez: una característica fundamental

La decoración hygge está fundada por diferentes ideas: comodidad y naturalidad. Tu vivienda tiene que ser el área donde mejor te sientas.

Alcanzar una situación hygge es además un tema de actitud. Desconéctate del móvil, ignora las prisas, realiza las cosas con serenidad… Lee un libro, descansa en tu rincón preferido y concéntrate en él sin proyectar en el tiempo. Queda con tus amigos o tu familia y establece magníficos recuerdos mientras habláis o nos distraemos con juegos de mesa.

Apostar por la simplicidad, escapar de los lugares densos y barrocos. Es un estilo básico como el escandinavo.

Ambientes limpios y despejados gracias a los colores claros

 Los colores claros nos asisten para conseguir un área más serena, libre de agobios. Tonalidades como el blanco, marrón, grises o beige cooperan para elaborar una atmósfera tranquila, de la misma forma los tonos pastel.

Componentes naturales y texturas cálidas

Lo natural es un extra en la decoración Hygge. Está presente en suelos de madera cruda. Asimismo, en la asistencia de elementos como piel, algodón, lino, lana, cuerda y fibras vegetales como yutes. Las plantas desempeñan un lugar distinguido. Pueden ser tanto naturales como secas. Lo esencial es que sean naturales y propaguen calidez.

Al calor de la chimenea 

En la gran mayoría de viviendas danesas hay chimenea o una estufa de leña. Y no por carencia de un sistema de calefacción, sino porque les apasiona el sonido del crepitar de la leña, la luminosidad del fuego y, especialmente, el calor que libera. Si no tienes chimenea de obra en tu hogar puedes concebir un ambiente similar con una de bioetanol que no precisa montaje.

Los pequeños elementos son los que hacen diferente una vivienda. No es preciso llevar a cabo gastos muy elevados ni agregar composiciones complicadas. Sencillamente, unas velas, una manta, cojines tentadores… Y esos complementos que tienen un concepto distinto para nosotros, con eso serán bastante. Establecerán una atmósfera idónea para ser aprovechada tanto en solitario como en compañía de amigos y familiares.

NATURALIDAD, ASÍ ES EL ESTILO HYGGE